Recursos, novedades, experiencias y motivación para docentes, formadores y emprendedores que quieran destacar enseñando online.

48. Convertir Facebook en un campus elearning

48. Convertir Facebook en un campus elearning

Hoy vamos a darle una vuelta de tuerca a la idea de utilizar una red social como Facebook de plataforma donde formar a nuestros estudiantes online.

No hay ninguna duda de que Facebook es una impresionante plataforma social, pero ¿podríamos considerarla lo suficientemente flexible para nuestro propósito?

Así que, en este programa, descubriremos 4 pros y 4 contras del uso de Facebook para elearning y veremos con 9 consejos prácticos cómo aprovecharnos de su potencial.

Dadle un vistazo al anterior capítulo del podcast donde ya vimos algunas de las características del social learning, sus aplicabilidades y donde ya mencionamos la red social de Mark Zukerberg que hoy vamos a tratar en detalle.

Cómo utilizar Facebook en elearning. Un punto de partida

Como bien conocéis, Facebook es un sitio de redes sociales cada vez más popular que nos ayuda a mantenernos en contacto con nuestros amigos y familiares. A la par de mantenernos al día con noticias y eventos.

Y aunque no se ideó como una herramienta educativa, la creación de grupos de formación, el intercambio de contenidos de aprendizaje y la participación en debates online relacionados, podría validarnos la idea de por qué aprovecharla.

La naturaleza de esta red social facilita la formación online, ya que hace que sea particularmente fácil para los estudiantes no solo conectarse y establecer relaciones con sus compañeros virtuales, sino también intercambiar conocimientos y habilidades.

Ahora vamos a ver las dos caras de la moneda. Como esta plataforma nos beneficia, pero también hay que considerar algunos factores con cierto riesgo para nuestras intenciones.

Puntos fuertes del uso de Facebook en elearning

El primer turno para conocer el potencial que podemos aprovechar. Sin duda el detonante de la propuesta que hoy os contamos.

Es accesible para todos

Facebook es una herramienta con la que casi todos estamos familiarizados.

Se puede acceder fácilmente en cualquier momento y en cualquier lugar. Tan simple como hacerlo desde un smartphone.

Si asumimos que la mayoría de nuestros alumnos ya están usando Facebook, construir un pequeño campus virtual con recursos de aprendizaje se vuelve particularmente fácil y eficiente sin tener que buscar otra plataforma virtual.

Perfecta para aplicar el social learning

Existe una variedad de formas de utilizar Facebook para el aprendizaje social, porque por su naturaleza fomenta la comunicación abierta, el intercambio de información y la creación de redes de personas.

Al utilizar Facebook como una plataforma de aprendizaje online, les permitimos a nuestros alumnos debatir ideas, hacer preguntas, compartir experiencias y descubrir nueva información.

Dado que la interacción social impacta positivamente en la forma en que las personas aprenden y trabajan, Facebook es una plataforma ideal para impulsar la colaboración y el aprendizaje activo.

Mejora la participación del alumno

Debido a que Facebook es tan popular y cómodo de usar, facilita a los alumnos más difíciles de motivar a participar en las actividades.

Las plataformas de aprendizaje social fomentan la participación en debates online hasta a los estudiantes más pasivos que realizan sus preguntas, comentarios o sugerencias.

Coste económico bajo

Facebook es una de las formas más rentable para compartir contenido de elearning.

Imaginémoslo como un sistema de gestión de aprendizaje con estructura y navegación predefinidas.

Lo único que debemos hacer es decidir cómo deseamos organizar y distribuir nuestro curso online.

Puntos poco fuertes del uso de Facebook en elearning

Es importante conocerlos y procurar salvarlos para que no sean los responsables de no haber intentando un plan formativo bajo el paraguas de la red social.

Ocasiona distracción

Seguramente que en más de una alguna ocasión hemos entrado a “sólo comprobar rápidamente algo” y, antes de que nos demos cuenta, ya hemos pasado una hora viendo imágenes, vídeos y otras publicaciones.

Facebook potencia a uno de nuestros peores enemigos: la dilación del alumno.

Es la tentación para nuestros alumnos, por lo que hace que el proceso de aprendizaje sea menos eficaz en comparación con un ambiente más estructurado y formal que, probablemente, propicia una mejor retención del conocimiento.

No es seguro 100%

La diferencia entre un LMS y Facebook es que este último abre la posibilidad de fraudes.

Hay casos en que los usuarios de esta red social han caído presa de las estafas online, engañados por otros. Lo que acaba convirtiéndose en robo de información o de identidad.

Obviamente, no queremos que nuestros alumnos sean víctimas de fraude dentro de nuestro entorno de elearning.

Un posible solución podría ser la de educarlos para detectar estos engaños y evitarlos antes de que ocurran.

Limita el control sobre la distribución de los contenidos

El intercambio espontáneo entre los alumnos hace que sea difícil determinar, no solo el tipo exacto de información que les llega, sino también el que esté en sintonía con el resto de contenidos y los objetivos del curso.

Sin duda, se supone que el conocimiento es lo más amplio posible.

Sin embargo, la naturaleza abierta de Facebook, a veces, puede llevar a los estudiantes a la confusión debido a la falta de una estructura específica en la presentación de los contenidos.

No puede analizar el desarrollo del curso

Revisar cómo van las cosas durante la realización de un curso es fundamental para evaluar si vamos por el buen camino o es necesario cambiar algo.

Y a diferencia de muchos LMS, Facebook no puede proporcionarnos información sobre el progreso, ni sobre la ruta de aprendizaje de los alumnos.

Esto es una limitación importante ya que hace más difícil para nosotros sacar conclusiones sobre la efectividad de lo que hacemos.

Consejos para aprovechar Facebook como un campus elearning

A pesar de las desventajas, hay una variedad de maneras de incorporar Facebook en nuestra estrategia virtual y mejorar así la experiencia de los alumnos online.

A continuación veamos nueve consejos útiles a seguir:

1.- Usar Facebook para crear un fuerte sentido de comunidad entre alumnos

Nuestros alumnos, siendo humanos, son criaturas sociales.

Ya sea que utilicemos Facebook como plataforma para enseñar o no, debemos admitir que el éxito colosal de las redes sociales en general muestra una vez más que las personas disfrutan interactuando entre sí.

Crear una comunidad sólida entre nuestra audiencia abre una amplia gama de oportunidades para la participación del alumno.

2.- Fomentar la relación de igual a igual a través de grupos

Los grupos de Facebook se pueden utilizar para iniciar debates, compartir comentarios sobre ideas o tareas, e incluso para trabajar colaborativamente en un proyecto.

Es fundamental promover la colaboración y el intercambio de información, a la par de motivar a los alumnos a ayudar a los demás.

Así que es vital demostrarles que tienen mucho que aprender no solo de nosotros y del curso, sino también los unos de los otros.

3.- Usar los mensajes de Facebook para acercarnos a la audiencia

Facebook nos da la opción de utilizar su sistema de mensajería para mantenernos en contacto con alumnos y otros profesionales del elearning

Así que, sirve como una gran herramienta de soporte. Si nuestros alumnos tienen preguntas, pueden comprobar si estamos conectados y trasladárnoslas de inmediato.

En lugar de esperar una respuesta por correo electrónico, pueden obtenerlas en cuestión de minutos y permitirles continuar con el resto del curso.

4.- Dividir el contenido en pequeñas publicaciones

Facebook reveló que las publicaciones cortas consiguen más “me gusta”, comentarios y son más compartidas que las más extensas.

Teniendo en cuenta también que el tiempo de atención promedio del alumno es generalmente corto, podemos utilizar la estrategia de “pequeñas dosis” en nuestras publicaciones.

Así le haremos más fácil al alumno prestar atención y conservar lo que aprenda.

Pero pensemos que no solamente tiene que ser corto y fácil de digerir, también debemos de compartir contenido interesante y significativo.

5.- Crear un grupo y publicar recursos para nuestra audiencia

Para los estudiantes interesados ​​en un tema, así como para aquellos que pueden estar luchando por comprender los conceptos clave, podemos publicar recursos dentro de un grupo cerrado.

Recursos como vídeos, infografías o artículos de valor para ellos.

6.- Pedir a los alumnos que investiguen en Facebook

En lugar de utilizar sitios de investigación tradicionales, como Wikipedia, podemos pedirles a los alumnos que investiguen un tema exclusivamente en Facebook.

Pueden hacerlo contactando con profesionales del campo o buscando grupos de Facebook que puedan tener más información.

Esto no solo amplía su comprensión del tema en sí, sino que también les permite desarrollar sus habilidades de investigación y tecnología.

7.- Obtener feedback de los alumnos con el uso de encuestas

Identificar puntos débiles en nuestro curso y medir la satisfacción de los estudiantes es fácil con las encuestas de Facebook.

Podemos crear una encuesta desarrollando una lista de preguntas simples que publiquemos en nuestro muro o en un grupo privado y pedirles a nuestra comunidad que den su opinión.

La cual puede usarse para mejorar la experiencia de aprendizaje e identificar cómo podemos hacer que el curso sea aún más efectivo para el futuro.

8.- Usar Facebook para enviar notificaciones de próximos plazos y evaluaciones

Hay una variedad de maneras para notificar a nuestra audiencia los próximos eventos que organicemos.

Podemos publicar recordatorios de fechas relevantes o utilizar los propios eventos de Facebook para informar de, por ejemplo, clases en vivo en las que pueden participar los propios alumnos.

Esto motiva a los estudiantes para mantenerlos enfocados en las actividades del curso y así completarlo con éxito.

9.- Utilizar contenidos multimedia

Es obvio que las fotos y los videos son compartidos y gustan mucho más que el texto. Lo que significa que las personas se sienten más atraídas por el contenido visual.

Las imágenes, animaciones, gráficos y videos escogidos con cuidado captan la atención e impulsan su compromiso, ya que hacen que sea más fácil para ellos enfocarse en la actividad.

Aun con ello, debemos equilibrar la cantidad de contenido visual y de texto para evitar saturar a los alumnos.

Y así es como nosotros vemos el uso de Facebook. Un lugar al que millones de usuarios acceden todos los días y al ser fácil de usar, lo que lo convierte en la herramienta con potencial para los formadores virtuales. Por lo que os animamos a validar vuestras ideas educativas en esta plataforma social.

Y con esto acabamos por hoy. ¿Os gustaría que habláramos más extendidamente de algún punto mencionado?

Estáis invitados a dejar vuestras opiniones, casos personales, dudas e invitaciones a un café 😉

Deja un comentario