Recursos, novedades, experiencias y motivación para docentes, formadores y emprendedores que quieran destacar enseñando online.

Cómo usar el audio en e-learning

El componente de audio en los cursos de e-learning se puede definir como un conjunto de elementos de narración, música y sonidos utilizados para mejorar la efectividad del diseño instruccional. Si bien hay muchos componentes en un curso de e-learning, como imágenes, video, animaciones, etc., no siempre tenemos presente que el audio es también un elemento importante que mejora la efectividad del curso, ayudando a los alumnos a integrar la información de manera más eficaz

Cuando pensamos en el audio, siempre tenemos en cuenta la narración. Sin embargo, quizás olvidamos que la música y los sonidos también se pueden usar de manera muy efectiva para motivar y mejorar el aprendizaje en un curso online, ya que pueden enriquecer escenarios, vídeos y presentaciones de forma que los alumnos se relacionen con el contenido de un modo más dinámico.

De hecho, el audio bien usado puede aportar grandes efectos a nuestros objetos de aprendizaje online: drama, suspense, ritmo, intriga, calidez, marca, emoción, memorabilidad…

También puede ofrecer una alternativa accesible para personas con impedimentos visuales, dislexia o niveles bajos de alfabetización.

Así pues, analicemos los elementos de audio que nos pueden ayudar a diseñar experiencias de aprendizaje más significativas:

Los elementos de audio que podemos utilizar en nuestros cursos online

Narración

Este es el componente fundamental del audio en un curso de elearning. La narración es el componente principal del audio que se utiliza para explicar el contenido de aprendizaje en pantalla. Se utiliza específicamente para presentar contenido y resumirlo y, en ciertos casos, para proporcionar instrucciones en pantalla.

Ahora bien, todos los diseñadores instruccionales deberían hacerse esta pregunta: ¿qué cantidad de narración conviene usar en este curso concreto? Pues no hay que narrarlo siempre todo. Ello depende de las características del elearning y de la audiencia a quien va dirigido. La narración se puede utilizar en la introducción del curso, las instrucciones en pantalla, la introducción de cada diapositiva y el resumen.

En general, lo que hay que evitar es narrar textos largos; en cambio, es mejor proporcionar opciones para que los alumnos lean el texto a su propio ritmo.

Por otro lado, para explicar animaciones y gráficos, será mas conveniente usar narración en lugar de texto.

Música

La música es otro componente del audio que se puede usar para realzar algunos aspectos en un curso de eLearning. A menudo se usa como fondo al leer contenido o al realizar una actividad.

Comenzar un curso de elearning, o una sección del mismo, con música introductoria es una sencilla manera de, gracias a las resonancias emocionales, involucrar a los estudiantes en el curso y hacer que se sientan identificados con nuestra marca. La música, cuando se utiliza eficazmente, hace que el ambiente de aprendizaje sea agradable y ayuda a los alumnos a conectarse emocionalmente con el curso.

Reproducir música de fondo en algunos contenidos también puede contribuir en gran medida a generar y mantener el interés del alumno y evitar el estrés; aunque hay que hacerlo con cuidado, para no caer en la sobrecarga cognitiva.

La elección del tipo de música a incluir en los cursos online es algo muy subjetivo, por lo que no hay reglas comunes sobre qué tipo de música necesitamos usar: lo mejor será experimentar con diversas piezas y emplazamientos.

Sonidos

Un ejemplo de cómo se pueden usar de manera original los sonidos es, en el caso de demostraciones del funcionamiento de equipos o máquinas en los cursos e-learning de formación profesional; aplicar sonidos a animaciones. Por ejemplo, al explicar el funcionamiento de una bomba, se pueden usar sonidos de líquidos o del giro del pistón, o cualquier tipo de cierre o apertura de las válvulas, para hacer la animación más realista.

Por otro lado, un uso clásico de los sonidos en elearning se suele dar al proporcionar feedback a los alumnos: éstos pueden escuchar un sonido distinto en función del resultado de la tarea evaluada y de la retroalimentación que queramos ofrecer.

Usar sonidos es una decisión muy subjetiva, y nuevamente debemos ser muy cuidadosos donde los usemos, pues pueden llegar a saturar el entorno de aprendizaje.

Principios a tener en cuenta al utilizar multimedia en e-learning

El audio puede ser una herramienta muy útil para agregar vida y claridad al contenido de nuestros cursos online. Sin embargo, ello no significa que debamos colocarlo en todos sitios o de cualquier manera: demasiado audio en el lugar equivocado puede dañar el potencial de aprendizaje de lo que queremos enseñar, al irritar a la audiencia, distraerlos y confundir su memoria de trabajo, lo que significa menos aprendizaje.

Al desarrollar un curso online, preparar material para la flipped classroom o simplemente diseñar una presentación, es imprescindible considerar cómo la audiencia va a interactuar con la forma de presentación del material y cómo ello va a influir en su forma de aprender.

Clark y Mayer, reconocidos expertos en investigación científica sobre los medios y su impacto en el aprendizaje, han sugerido basándose en sus trabajos que cuanto más información se presente en varios formatos (texto, audio, video, animación), más carga cognitiva debe procesar el alumno; por lo que si las fuentes de medios no se complementan entre sí, o simplemente se repiten a diferentes velocidades, confunden la memoria de trabajo.

En el libro Multimedia Learning (Cambridge Press, 2001), Richard E. Mayer analiza doce principios que dan forma eficaz al diseño y organización de presentaciones multimedia

Los 12 Principios del aprendizaje multimedia

1. Principio de coherencia:

Las personas aprenden mejor cuando las palabras, imágenes y sonidos guardan una relación de coherencia entre sí y con el diseño instruccional en su conjunto. Esto significa que es preciso limitar lo más posible la inclusión de sonidos, narraciones e imágenes si no tienen una clara relación con el contenido a aprender.

2. Principio de señalización:

Las personas aprenden mejor cuando disponen de señales que les permitan percibir la organización del material esencial. Por lo tanto, sonidos, narración, imágenes y texto deben componer una estructura que ayude al alumno a focalizar su atención en lo más importante.

3. Principio de redundancia:

Las personas aprenden mejor cuando empleamos simultáneamente en pantalla gráficos y narración o gráficos y texto, pero no las tres modalidades a la vez.

4. Principio de contigüidad espacial:

Las personas aprenden mejor cuando en la página o pantalla las palabras se presentan cerca, en vez de lejos, de las imágenes correspondientes.

5. Principio de contigüidad temporal:

Las personas aprenden mejor cuando las palabras y las imágenes correspondientes se presentan simultáneamente en lugar de sucesivamente. Esto quiere decir que el aprendizaje se ve afectado cuando no hay sincronización entre imágenes y narración.

6. Principio de segmentación:

Las personas aprenden mejor de una lección multimedia que se presenta en segmentos que el usuario pueda manejar en lugar de una unidad continua. Esto significa que debemos ofrecer al alumno la posibilidad de ver y escuchar el contenido en fragmentos útiles, entre los que puedan avanzar y retroceder según sus necesidades.

7. Principio de preentrenamiento:

Las personas aprenden mejor de una clase multimedia cuando conocen de antemano los nombres y las características de los conceptos principales. Esto significa que antes de desarrollar los contenidos, es útil introducir, ya sea en forma de narrativa o de texto, los términos más importantes para que los alumnos sepan a qué deben prestar más atención.

8. Principio de modalidad:

Las personas aprenden mejor de gráficos o animación acompañados de narraciones que de sólo imagen y texto en pantalla.

9. Principio multimedia:

Las personas aprenden mejor de las palabras acompañadas de imágenes relevantes, que de las palabras solo.

10. Principio de personalización:

Las personas aprenden mejor de las lecciones multimedia cuando las narraciones son en estilo conversacional, que se dirija lo más cercanamente posible a ellos, en lugar de estilo formal.

11. Principio de voz humana:

Las personas aprenden mejor cuando las narraciones en lecciones multimedia provienen una voz humana amable en lugar de una voz de máquina. A pesar de los avances de la inteligencia artificial, el cerebro las distingue y presta más atención a la voz humana.

12. Principio de imagen humana:

Las personas no necesariamente aprenden mejor de una clase multimedia cuando la imagen del hablante se agrega a la pantalla.

Mejores prácticas para usar audio en e-learning

Apoyándonos en lo que antecede, te sugerimos algunos consejos para que puedas hacer un uso eficaz del audio en tus cursos online, que te ayude a cumplir con un objetivo de aprendizaje claramente definido.

  • Evita las redundancias de texto y voz

El audio que incluyas en tu curso de elearning no debe ir destinado simplemente a narrar el texto que se muestra en la pantalla. En cambio, siempre es una buena idea utilizar la grabación de voz para resaltar ciertos conceptos clave en la pantalla, ofrecer una nueva perspectiva del tema o invitar a los alumnos profundizar en el mismo. Ello puede ayudar a mantener a tus alumnos inmersos en el proceso de aprendizaje, en lugar de aburrirse por el contenido redundante.

  • Empareja el audio con imágenes en casos de temas más complejos

Si debes desarrollar un tema que puede ser complicado de entender, ¿por qué no pruebas a emparejar el audio con imágenes y gráficos para proporcionar a los alumnos una visión más detallada de los pasos o ideas a tener en cuenta? Por ejemplo, si estás organizando una formación online para guíar a los alumnos a través del proceso de reparación de un terminal móvil, puede ofrecerles una narración detallada de los pasos involucrados mientras muestras imágenes que ilustren cada paso.

  • Siempre usa audio de alta calidad que sea claro y conciso

Incluso si has dedicado todos tus recursos para desarrollar una presentación informativa y visualmente deslumbrante, si al final la combinas con audio de mala calidad; es suficiente para reducir drásticamente el valor de la experiencia general de elearning. El uso de audio de alta calidad que sea fácil de entender, conciso y relevante al tema tratado, es una de las claves para un curso de elearning exitoso.

Idealmente, elige bien tus herramientas para que el audio tenga un ruido blanco mínimo; y asegúrate que el narrador sepa manejar la voz para que sea fácil de comprender y no distraiga o incomode a los alumnos.

  • Ofrece instrucciones de audio para las tareas más complicadas

Este consejo es particularmente útil en estrategias de aprendizaje asincrónico, dado que puedes grabar y dejar siempre disponible una explicación de audio de tus expectativas y guiar a tus alumnos a través de los pasos que deberán seguir para completar la tarea requerida.

Por ejemplo, si se trata de que los alumnos desarrollen un proyecto propio, individual o en grupo, que pueda ser complicado o dilatado en el tiempo, puedes proporcionarles a los alumnos una guía de audio con instrucciones claras y explícitas, además de ejemplos relevantes del resultado esperado.

Poniendo en práctica estas pautas para usar audio en elearning, tenemos la posibilidad de transformar un tema complejo o aburrido en materiales de aprendizaje emocionantes e interactivos que involucren a nuestros alumnos y aumenten su retención de conocimientos.

Deja un comentario