Recursos, novedades, experiencias y motivación para docentes, formadores y emprendedores que quieran destacar enseñando online.

28. Cómo monetizar la formación de los MOOCs

28. Cómo monetizar la formación de los MOOCs

Hoy el tema es hablar de los MOOCs, lo que son, de que tratan y las maneras que tenemos de ampliar nuestro negocio de formación online  a través de estas plataformas.

Comencemos pensando en que muchas veces podemos plantear nuestros proyectos formación digital de muchas maneras.

Tal vez nos guste crear contenidos, tutorizar alumnos, buscar soluciones de aprendizaje o hacer consultoría de formación para empresas que quieran mejorar los conocimientos y habilidades de sus empleados.

Pensar que en Internet hay muchas herramientas y plataformas que podemos utilizar para darnos a conocer o impartir clases a nuestros alumnos virtuales.

Así que pensamos que sería buena idea hablaros, no sólo de la existencia de estas plataformas, si no de como podemos aprovecharlas para ampliar nuestras opciones de negocio en Internet.

Vamos a ver, entonces, diferentes posibilidades de monetizar y crear un negocio basándonos en ideas sobre este modelo de formación.

¿Qué son los MOOCs?

Son las siglas de “Massive Open Online Course”, en español: Curso On-line Masivo en Abierto.

Este modelo de formación virtual se basa en ofrecer a un número ilimitado de alumnos el acceso a un formación sin costes de entrada. Aunque ya veremos donde se puede monetizar todo esto.

La primera vez que se habló de este término anglosajón fue en 2008 y desde entonces cientos de universidades han ofrecido cursos bajo esta filosofía.

Aunque sería el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) quien en 1999 lanzó el proyecto “OpenCourseWare”, con una filosofía abierta y que permite divulgar los contenidos libremente a condición de citar al creador.

Al tener un acceso libre por concepto, ningún alumno tiene que pertenecer a una determinada institución para realizar los cursos.

En España, muchas son las universidades que disponen de MOOCs para sus alumnos y otras personas que deseen ser participantes.

La Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), la Universidad de Navarra (UNAV) o la Universidad de Alicante (UA), son algunos ejemplos de instituciones que disponen de sus propias plataformas o participan en otras más extendidas.

Y como todo en Internet, nos vamos a encontrar siempre agrupadores de servicios y en este caso de MOOCs de diferentes creadores. Muchos de los cuales son universidades que se apoyan de la tecnología desarrollada por terceros para publicar sus cursos abiertos en plataformas externas.

Hace años y del otro lado del charco, nacieron varias de las más conocidas en la actualidad. Hablamos de Coursera, Udacity o edX.

Son plataformas que ofrecen una variedad educativa increible y certificada mayoritariamente por universidades de todo el mundo.

En ellas, cualquiera puede aprender sobre tecnología, ciencia, negocios, química, filosofía, idiomas y un sin fin de posibilidades que, en algunos casos, les permiten a los alumnos hasta conseguir créditos universitarios para sus estudios académicos.

Esto es así dada la gran vinculación entre los productores de los contenidos y el participante más frecuente.

Nosotros no tenemos que dirigirnos a los universitarios, si no es nuestro objetivo, pero es bueno conocer que es un perfil que abunda en estas plataformas junto a empleados a los que las empresas invitan a participar para mejorar sus conocimientos y habilidades.

No hace demasiado tiempo, a comienzos del 2016, de la mano del todopoderoso buscador, Google lanzó su plataforma de MOOCs, Google Activate.

Ideada para formar a nuevos emprendedores en materiales digitales. Ofrecen formación online y en algunos puntos de la península ibérica, de manera presencial.

Otra iniciativa española fue la de Miríadax, impulsada por la rama educativa de Telefónica.

Esta pensada para el entorno de los negocios y con muchos productores universitarios de habla hispana. Que permiten extender el proyecto más allá de nuestras fronteras.

Si queréis, podéis darle un vistazo a Class Central, un agente recopilador de información sobre el mundo de los MOOCs que cuenta con informes de los últimos años, las plataformas más extendidas y artículos de opinión sobre todo este asunto.

Características de los Massive Open Online Course

Vamos a hablar sobre lo que representa cada una de las palabras que conforma este acrónimo.

Masivo

  • Número de asistentes: En ningún momento se define cuál es el límite. Suponemos que será en virtud de las capacidades tecnológicas o humanas. Pero esto plantea un problema a la hora de la gestión de los cursos o hacer seguimiento a los alumnos. Por lo que habrá que considerarlo con un factor importante.
  • Estrategia educativa: Cuanta mayor sea la audiencia, mayor será la heterogeneidad por lo que plantear diferentes niveles será más práctico que un único enfoque.
  • Evaluación final: Podemos utilizar mecanismos que evalúen automaticamente a los alumnos y enfocarlo de una manera sostenible para el proyecto.

Abierto

  • Contenido abierto / Registro abierto: Conocemos que es accesible mientras que la plataforma esté operativa y que beneficia estar deslocalizado para mejorar la interacción con otros muchos participantes en un entorno social virtualizado.
  • Gratis: Esto podría ser el factor negativo para nosotros que buscamos como monetizar este asunto, pero lo cierto es que hay mecanismos que hacen posible la sustentación económica de grandes plataformas de MOOCs.

En línea

  • Síncrono: Si los cursos incluyen funciones como pizarras interactivas, chats en vivo o seminarios online.
  • Asíncronos: Los contenidos más habituales son vídeos acompañados de recursos descargables y visualizables dentro de las propias plataformas como blogs, wikis y foros de consulta.

Cursos

  • La pedagogía: Hay que analizar si una actividad formativa se va a ofrecer mediante autoaprendizaje o estará tutorizado.
  • Acreditación: Este aspecto va vinculado con el planteamiento de la evaluación que demuestre los conocimientos aprendidos. A nivel general no hay ningún estándar entre las plataformas. Veremos que opciones tenemos al respecto un poco más adelante en el capítulo de hoy.
  • Seguimiento y análisis: Es vital conocer los datos de primera mano para descubrir aspectos que nos ayuden a tomar decisiones sobre la efectividad que estamos teniendo. Y es que las tasas de finalización son bajas. De media sólo terminan los cursos uno de cada seis participantes y esto puede estar vinculado a la falta de tutorización que motive y dinamice el aprendizaje.

¿Cómo monetizar los MOOCs?

Con una plataforma propia

La mayor parte de ingresos de las plataformas de MOOCs reside en las ganancias por la generación de certificados y diplomas que validen los conocimientos adquiridos.

En España es muy difícil demostrar la valía de una certificación salvo que seas una empresa con renombre o una institución como una universidad.

En EEUU, por ejemplo, hay empresas que certifican estudios no reglados y que sirven de referencia cuando uno varios formadores crean cursos para alumnos que solicitan diplomas con legitimidad para demostrar sus conocimientos.

Pero podemos ir más allá y ver otras posibilidades para….

Monetizar una plataforma propietaria

Modalidad fremium

Por la que ofreceríamos una parte gratuita, tal vez indexable en buscadores para mejorar nuestro posicionamiento. Pero el grueso del contenido estaría limitado a estudiantes de pago.

Certificaciones

Como nosotros no podemos certificar por falta de renombre, se puede negociar con diferentes universidades para que comercialicemos sus cursos, los incluyamos en nuestra cartera y recibamos una comisión por cada certificación que entreguemos, expedida por la universidad.

Es un modelo al alcance de pocos porque implica una negociación importante con la institución para salvaguardar su reputación y no parecer una barraca de feria donde cualquiera puede obtener un diploma sin esfuerzo.

Tutorias y Mentorías

Si bien unos de los problemas es la tasa de abandono, con nuestro aporte dinamizando y aportando soluciones para motivar a los alumnos, es muy probable que le demos la vuelta a la situación.

Podéis darle un vistazo a un artículo de Ana Barrantes donde se ayuda a minimizar la tasa de abandono con una serie de consejos.

Entonces, el planteamiento aquí sería permitir a cualquiera realizar un curso libremente, pero ofrecer un servicio de pago en el que gestionemos de manera más directa y personalizada al alumno.

Servicios y recursos sociales

La misma fórmula que la anterior, curso de acceso gratuito, pero con la posibilidad de pertenecer a una comunidad donde interactuar con otros alumnos, aprender colaborativamente y disponer de servicios adicionales como contenidos ampliados o seminarios online, por ejemplo.

¿Cómo construir una plataforma para MOOCs?

En 2012, Google lanzó su propia herramienta para crear espacios virtuales con los que gestionar cursos y alumnos bajo esta filosofía. La llamó “Course Builder” y la ha estado evolucionando hasta hace poco tiempo la apartó de su camino y se sumó a otro proyecto libre, “Open edX”.

No obstante, esto no implica para que podamos aprovechar el desarrollo, de código abierto, para crear nuestra propia plataforma virtual e instalarla en un servidor web compatible.

Siguiendo los pasos de Google, podéis también implementar “Open edX”, también de código abierto y con más potencial que la anterior.

Si os véis interesados por alguna de estas dos herramientas, avisarnos para que os ampliemos, con más publicaciones, de información sobre ellas.

Incluir cursos gratuitos en plataformas de terceros

Una de las causas que decidieron que publicáramos este capítulo ha sido algo que ya se comentó en el programa 17, donde hablamos sobre los martketplaces para publicar nuestros cursos.

Pues bien, Udemy, una de las opciones que tratamos, se podría considerar parcialmente una plataforma de MOOCs donde darnos a conocer y no es la única en Internet.

UniMOOC, un proyecto perteneciente a la Universidad de Alicante (UA), incluye algunos cursos impulsados por empresas externas. El que más nos llamó la atención es un pequeño curso introductorio para aprender chino aplicado a negocios.

¿Habéis pensado que se podría generar un primer nivel de vuestro curso online y ofrecerlo gratuitamente en esta plataforma u otras similares?

Pensar en que el tráfico siempre será mayor que en cualquier web que acaba de comenzar su andadura y que os podrán descubrir cientos de personas que hagan esa formación gratuita para, posteriormente, poder realizar los siguientes niveles en vuestra plataforma o donde consideréis.

Y, por otra parte, la imagen publicitaria que da pertenecer a un entorno donde otras instituciones publican sus cursos. Está claro que hay que ofrecer calidad para que nos admitan y consigamos repercusión.

Como ya hemos comentado antes, los MOOCs basan sus contenidos en vídeos. Podéis darle un vistazo al gran valor que tienen en la formación online este formato del que ya tratamos en un capítulo anterior del podcast.

Afiliación con plataformas

Es otra solución plausible, la de promocionar los cursos MOOCs a cambio de una comisión.

Es el caso  de Coursera, nos gratificará entre el 20% y el 45% sobre las certificaciones que se vendan de más de 1.500 cursos disponibles en su cartera online.

Ofrecen soluciones publicitarias como banners promocionales o boletines informativos con recomendaciones sobre marketing y contenidos destacados.

Podéis conocer más información sobre el programa de afiliados de Coursera.

Y con esto acabamos por hoy. ¿Os gustaría que habláramos más extendidamente de algún punto mencionado?

Estáis invitados a dejar vuestras opiniones, casos personales, dudas e invitaciones a un café 😉

Deja un comentario