Recursos, novedades, experiencias y motivación para docentes, formadores y emprendedores que quieran destacar enseñando online.

Tips para configurar tus objetivos y mantener el enfoque

Tus objetivos son los pilares del éxito. Sin metas, tu carrera profesional e incluso tu vida personal pueden dispersarse sin que siquiera sepas cómo. Pero tener un objetivo no es garantía de éxito: debes tener claro cómo definir tus objetivos, cómo crear un plan para lograrlos y cómo mantener el rumbo cuando las cosas se ponen difíciles.

Lo más probable es que, en tu proyecto como formador o profesor en el entorno online, tengas en mente varios objetivos que te gustaría alcanzar y una fecha en la que esperas conseguirlos. Pero, no debes olvidar que, por el camino, hay pasos bien marcados que debes seguir. Esto te ayudará a mantenerte enfocado y a evitar las desviaciones y errores que pueden bloquear tu ruta hacia la meta.
Por ejemplo, es importante establecer metas que te motiven. Si realmente no valoras el resultado, o estableces metas que no tienen una alta prioridad en tu vida, es más fácil que pierdas el enfoque y el interés en ellas. Ésta, entre otras, es una de las reglas de establecimiento de objetivos recogidas en el  modelo SMART:

El modelo SMART es un poderoso conjunto de pautas para garantizar que los objetivos fijados para un proyecto profesional, vital o de equipo sean específicos, mensurables, alcanzables, relevantes y de duración determinada.

A continuación vamos a ver cómo puedes aplicar este modelo para mantenerte enfocado en el desarrollo de tu proyecto de e-learning

Objetivos SMART: cómo hacer que tus metas sean alcanzables

¿Alguna vez sientes que estás trabajando duro pero sin llegar a ningún lado? Tal vez ves poca mejora en tus habilidades o logros cuando reflexionas sobre los últimos doce meses. O tal vez te cuesta ver cómo cumplirás tus aspiraciones para el proyecto durante los próximos años.
Establecer metas SMART te ayudará aclarar tus ideas, enfocar tus esfuerzos, usar tiempo y recursos de manera productiva, y aumentar tus posibilidades de lograr lo que has planteado como resultados deseables de tu proyecto de formación on-line.

¿Qué significa SMART?

SMART es un acrónimo que se utiliza como guía para verificar el ciumplimiento de las principales características que deben orientar la configuración de objetivos.
Así, para asegurarse de que tus objetivos sean claros y alcanzables, cada uno debe configurarse como:
S pecífico, significativo
Medible, motivador
Alcanzable, acordado
Razonable, realista y con recursos
Temporalizado, tiempo limitado, tiempo / coste limitado.

El origen de estos criterios de fijación de objetivos se suele atribuir al concepto de gestión por objetivos de Peter Drucker (1981). Desde entonces, el profesor de la Universidad de Saint Louis, Robert S. Rubin, ha señalado que la definición del acrónimo SMART puede necesitar una actualización para reflejar la importancia de la eficacia y la retroalimentación (SMARTER). lo que algunos autores interpretan como áreas de enfoque extra.

Cómo usar SMART

A continuación vamos a ampliar las definiciones del acrónimo SMART para explorar a través de ejemplos cómo crear, desarrollar y alcanzar tus objetivos:

1. Específico

Tu objetivo debe ser claro y específico; de lo contrario, no podrás enfocar tus esfuerzos o sentirte realmente motivado para lograrlo. Al redactar tu objetivo, prueba a explicitarlo por escrito intentando responder las preguntas que conocemos como «5W«:

¿Qué es lo que quiero lograr con mi proyecto e-learning?

¿Por qué es este objetivo importante?

¿Quién está involucrado en mi proyecto?

¿Dónde ubicaré mis cursos?

¿Cómo gestionaré los recursos y límites que tengo a la hora de diseñar y vender mis cursos?

  • Ejemplo de formulación:
    Actualmente trabajas como ejecutivo de una empresa de formación para trabajadores y te gustaría convertirte en formador por cuenta propia. Para ello has pensado ofrecer en internet cursos virtuales de las materias que mejor conoces. Un objetivo específico podría ser: «Quiero obtener las habilidades y la experiencia necesarias para alcanzar una reputación significativa dentro del sector de la formación online; de modo que pueda desarrollar autónomamente una plataforma de cursos virtuales de reconocido prestigio y formar alumnos exitosos«.
2. Medible

Es importante tener objetivos mensurables, de forma que puedas seguir su progreso. Evaluar el progreso es lo que te ayudará a mantenerte enfocado, cumplir tus plazos y sentir la emoción de acercarte cada vez más a la consecución de tu objetivo, manteniéndote motivado.

Un objetivo mensurable puede abordar preguntas tales como:

¿Cuánto cuesta desarrollar mi proyecto?

¿Cuántos alumnos conseguiré?

¿Qué resultados mínimos necesito para considerar superados los límites del proyecto?

  • Ejemplo de formulación:
    Puedes medir tu objetivo de adquirir las habilidades y experiencia necesarias para convertirte en un formador virtual de prestigio determinando «Habré desarrollado un LMS con un presupuesto máximo de X € y obtenido un número X de matrículas al finalizar los próximos dos años«.
3. Alcanzable

Tu objetivo también debe ser realista y alcanzable para tener éxito. En otras palabras: aunque ponga a prueba tus competencias o al límite tus posibilidades, aún así debe ser claramente factible. Al establecer un objetivo alcanzable, quizás puedas identificar oportunidades o recursos que anteriormente pasabas por alto y que lo pueden acercar.

Un objetivo alcanzable generalmente responderá preguntas tales como:

¿Cómo ponerme manos a la obra para lograr este objetivo?

¿Cómo de realista es el objetivo, basado en mis limitaciones actuales, por ejemplo los factores financieros, laborales y familiares?

  • Ejemplo de formulación
    Deberás preguntarte si el desarrollo de las habilidades necesarias para convertirte en profesor o formador virtual es realista, en función de tu experiencia hasta la fecha y la formación que tú mismo tienes por el momento. Por ejemplo, «¿Dispongo de tiempo y recursos económicos para completar de manera efectiva cursos de actualización sobre tecnología e-learning, marketing online, atención a usuarios, diseño instruccional, didáctica en entornos multimedia, etc. ?¿Los recursos de medios tecnológicos necesarios me resultan asequibles e inmediatos? ¿Puedo permitirte cambiar un trabajo remunerado por otro más incierto según mis condiciones familiares y vitales?»
4. Relevante

Este paso se trata de garantizar que tu objetivo sea importante para ti, y que además se alinee con otros objetivos relevantes. Todos podemos necesitar en un momento dado apoyo y asistencia para lograr nuestros objetivos, pero es importante mantener el compromiso y control personal sobre éstos. Por lo tanto, asegúrate de que tus planes sean lo suficientemente importantes para ti, de modo que te impulsen hacia adelante de forma responsable y consistente, al margen de si te ves o no apoyado por otras personas.

Un objetivo relevante puede responder «sí» a estas preguntas:

¿Esto me parece valioso?

¿ Es el momento apropiado para ponerlo en marcha?

¿Esto me coincide con otros planes/ esfuerzos / necesidades?

¿Soy la persona adecuada para alcanzar este objetivo?

¿Es aplicable en mi contexto socio-económico actual?

  • Ejemplo de formulación
    Has formulado un objetivo claro encaminado a obtener las habilidades y experiencia necesarias para convertirse en un profesor o formador de prestigio dentro del sector de la formación online; ahora es el momento de preguntarte cómo encaja este objetivo entre otros “¿Es el momento adecuado para comenzar los cursos de actualización requeridos?¿Es más importante para mí ser un formador por cuenta propia reconocido en el ámbito del e-learnig, que cualquier otro proyecto profesional que tengo a la vista?¿Cómo encajan mis metas con las metas y cuidados necesarios para mi familia?”
5. Con límite de tiempo

Cada objetivo necesita una fecha de consecución, por lo que ese plazo te hará concentrarte en un calendario concreto para trabajar. Esta parte de los criterios de objetivos SMART te ayudará a evitar que las tareas cotidianas tengan prioridad sobre tus objetivos a medio largo plazo.

Un objetivo con un límite de tiempo generalmente responderá a estas preguntas:

¿Cuando espero conseguirlo?

¿Qué tengo que hacer de aquí a seis meses?

¿Qué hito o resultado habré conseguirdo después de esos seis meses?

¿Qué debo empezar haciendo hoy?

Beneficios y debilidades del modelo SMART

Algunos críticos del modelo SMART han apuntado que no funciona bien para los objetivos a largo plazo porque carece de flexibilidad, mientras que otros sugieren que puede impedir la creatividad.

Edwin Locke y Gary Latham pasaron muchos años investigando la teoría del establecimiento de metas, como resultado identificaron cinco elementos que deben estar siempre activados para que podamos lograr nuestros objetivos y que complementan las guías del modelo SMART:

Teoría del establecimiento de metas de Locke y Latham

Según Locke y Latham, existen cinco principios para establecer objetivos que pueden mejorar nuestras posibilidades de éxito:

1. Claridad

Cuando tus objetivos son claros, sabes exactamente el resultado o producto que estás tratando de conseguir. De este modo, puedes medir los resultados con precisión, según se aconseja en el modelo SMART.  Sin embargo, cuando un objetivo es vago, o cuando lo expresas como una instrucción general como «mejorar mis hábitos», no es fácil de medir, y tampoco es motivador. ¡Puede que ni siquiera sepas cuándo o cómo lo has logrado!

Técnica de aplicación:

  • Escribe tu objetivo de la forma más detallado posible.
  • Intenta  jerarquizar tus distintas metas en objetivos generales y parciales (o hitos que contribuyen a alcanzar cada objetivo general).
  • Formula cada meta general  como una declaración de misión personal  para mayor claridad.
  • Piensa en cómo vas a medir el éxito en tu camino hacia cada objetivo. ¿Qué métricas específicas usarás?
2. Reto

Las personas solemos sentirnos impulsadas por objetivos desafiantes, sin embargo, es importante no establecer un objetivo que sea tan desafiante que no se pueda lograr. Una vez que hayas establecido tu objetivo, examina cómo te hace sentir. ¿Estás emocionado? ¿El desafío te motiva? Si no tienes una opinión clara ante estas cuestiones sobre el objetivo, es posible que debas aclararlo o cambiarlo por completo.

Técnica de aplicación:

  • Antes de comprometerte con un objetivo importante, investígalo a fondo. Esllo te ayudará a ser realista.
  • Desarrolla la autodisciplina, para que mantengas la constancia y resiliencia a la hora de resolver los posibles problemas.
  • Identifica formas en que puedes recompensarte a ti mismo cuando progreses. Pequeñas recompensas concretas por alcanzar hitos específicos te mantendrán motivado a trabajar en tareas cada vez más desafiantes.
3. Compromiso

Para ser eficaz en la consecución de objetivos, es necesario que comprendas y aceptes las ingentes dosis de esfuerzo que normalmente te van a costar. No obstante, si has establecido tus metas siguiendo el modelo SMART, no debes perder de vista que se trata de objetivos alcanzables y coherentes con tus prioridades; por lo que, aunque puedas atravesar por momentos difíciles, tu compromiso y perseverancia te conducirán al éxito.

Técnica de aplicación:

  • Practica la visualización mental para imaginar cómo será tu vida una vez que hayas logrado tu objetivo.
  • Crea representaciones visuales del camino hacia  tu objetivo, por ejemplo mediante apuntes visuales, mapas conceptuales, sketch notes o doodles. Revisarlas periódicamente para recordarte por qué debes trabajar duro, puede ayudarte a seguir comprometido, incluso cuando las cosas se pongan difíciles.
4. Realimentación

Además de seleccionar y formular los objetivos correctamente, para mantenerte orientado hacia ellos también debes escuchar los comentarios que otras personas puedan hacerte formal o informalmente, y que puedan ayudarte a evaluar cómo está siendo visto tu proyecto e-learning desde fuera.
Los comentarios externos te darán la oportunidad de aclarar las expectativas de tu público objetivo y ajustar, si es necesario, el rumbo de tus objetivos.

Técnica de aplicación:

  • Programa tiempo una vez a la semana para analizar tus avances. Analiza lo que ha funcionado y lo que no, y haz las correcciones necesarias.
  • Aprende cómo solicitar feedback de los demás eficazmente.
  • Usa la tecnología para rastrear y medir tu evolución. Algunas aplicaciones pueden ayudarte.
  • Mide el progreso dividiendo los objetivos difíciles o grandes en trozos más pequeños, y busca feedback cuando llegues a cada hito.
5. Complejidad de la tarea

Ten especial cuidado para ajustar los tiempos y ser flexible en tus autoexigencias cuando las metas o tareas son muy complejas, de forma que tus objetivos no se conviertan en una fuente de presión que pueda llegar a ser estresante.

Técnica de aplicación:

  • Si comienzas a sentirte  demasiado estresado o incluso ansioso sobre el cumplimiento de tus objetivos, considera que pueden ser demasiado complejos o poco realistas. Vuelve a evaluar ambas áreas y modifica tus objetivos si es necesario.
  • Divide los objetivos grandes y complejos en pequeños subobjetivos. Esto evitará que te sientas abrumado y le facilitará los avances.

7 errores comunes que cometemos al establecer objetivos

¿Alguna vez te ha sucedido a la hora de desarrollar un proyecto que todo comenzó bien: estabas progresando, te sentías cómodo con lo que estabas haciendo y entusiasmado con las posibilidades futuras, pero luego las cosas se torcieron? El proyecto tardó más en completarse de lo que pensabas,  y te desanimaste.  No tenías registros ni evaluaciones de lo que habías logrado, aunque fuese parcialmente, así que perdiste el impulso y la concentración. Sin darte cuenta, los objetivos del proyecto y las oportunidades que traían aparejadas se olvidaron.

Te suene familiar o no, lo cierto es que en la gestión de un proyecto, solemos cometer errores comunes a la hora de establecer y seguir los objetivos del mismo. Reconocerlos es la mejor forma de evitar que dificulten o lleguen a paralizar tu proyecto de e-learning

Error 1: Centrarte en sólo en el terreno profesional

Imagina que en tu lista de objetivos para el próximo año, te has comprometido a diseñar y vender 5 cursos, aprender sobre IA y leer un libro de liderazgo cada mes.

Aunque esta es una lista ambiciosa pero realizable de objetivos, existe un problema potencial: estos objetivos se centran solo en tu proyecto profesional. Has omitido por completo los objetivos de otras partes de tu vida.

No es una buena idea descuidar actividades que te aporten alegría. Objetivos como viajar con tu familia, competir en una carrera o plantar un pequeño en casa ( léanse aquí ejemplos de actividades que cada uno considere estimulantes) también pueden ser increíblemente importantes para tu felicidad y bienestar.

Por lo tanto, cuando establezcas tus objetivos, trata de encontrar el equilibrio adecuado entre las diferentes áreas de tu vida.

Error 2: Subestimar el tiempo de finalización

El hecho de que una tarea o proyecto se demore más tiempo de lo que esperabas, puede ser desalentador y hacerte caer en la tentación de rendirte.

Para evitarlo, trata de asignar un tiempo de finalización del objetivo realista y preciso; usa herramientas de programación y productividad efectivas y analiza objetivamente las causas de los retrasos e interrupciones.

Si agregas un margen de tiempo adicional en tu estimación, sentirás menos presión según se vaya acercando la fecha de cada hito.

Error 3: No apreciar el fracaso

No importa cuán duro trabajes, de vez en cuando puede suceder que no logres tus objetivos. No es agradable, sin embargo, los fallos templan el carácter y contienen lecciones que pueden cambiar tu vida para mejor, si cultivas el hábito de aprender de ellos.

Así que no te desanimes ni te preocupes demasiado si no logras tu objetivo a la primera; solo evalúa objetivamente, toma nota de en qué punto se produjo la inflexión y utiliza ese conocimiento para alcanzar tus objetivos la próxima vez.

Error 4: Establecer «objetivos de otras personas»

Algunas personas (familiares, amigos…) pueden querer influir en los objetivos que establezcas: sienten que saben lo que es mejor para ti, o tal vez quieren que tomes cierto camino o hagas ciertas cosas.

Aunque es importante que tengas buenas relaciones con estas personas, y es normal que tomes en cuenta lo que te aconsejen, dentro de lo razonable; sus objetivos deben ser los suyos y tú debes fijar y mantener los tuyos propios, no los de nadie más.

En estos casos, muéstrate cortésmente asertivo ¡y haz lo que quieras hacer!

Error 5: No ser flexible

Lleva tiempo lograr objetivos importantes. Y a veces te parece que no estás progresando como esperabas.

En esos casos, es importante apoyarte en un inventario de todo lo que has logrado. Celebrar los pequeños logros, aunque se trate de objetivos secundarios y aprovechar esas oportunidades de aparente estancamiento para actualizar tus objetivos, en función de lo que ha aprendido. ¿Quizás han cambiado tus prioridades? ¿O es necesario reservar un tiempo extra para una actividad no prevista o más compleja de lo imaginado?

No temas modificar tus metas si es necesario. La flexibilidad es un rasgo que suele correlacionar con la inteligencia.

Error 6: Formular objetivos «negativos»

La forma en que piensas en tu objetivo puede influir en cómo te sientes al respecto y en las posibilidades de conseguirlo.

Por ejemplo, muchas personas tienen el objetivo de «perder peso«. Sin embargo, este objetivo tiene una connotación negativa; está enfocado en lo que no quieres: tu peso. Una forma positiva de replantear este objetivo sería decir «quiero estar saludable«.

Otro ejemplo de un objetivo negativo sería «reducir el abandono por parte de los alumnos en mis cursos«. Una forma positiva de reformular esto es «aumentar la participación de los alumnos en mis cursos«.

Las metas negativas son emocionalmente poco atractivas, lo que hace que sea difícil enfocarse en ellas. Reformular los objetivos negativos para que suenen positivos puede suponer una gran diferencia en cuento a motivación.

Error 7: Establecer demasiadas metas

Cuando comienzas a establecer objetivos, es posible que veas muchas cosas que deseas lograr. Entonces comienzas a fijar metas en muchas áreas a la vez.

El problema con esto es que, al tener una cantidad máxima de tiempo y energía, si intentas concentrarse en muchos objetivos diferentes a la vez, no puedes prestar a cada uno individualmente la atención que merecen.

En su lugar, usa la regla de «calidad, no cantidad» al fijar tus objetivos. Calcula la importancia relativa de todo lo que deseas conseguir durante los próximos seis a doce meses. Luego, elije un máximo detres objetivos para concentrarse.

 

 

Deja un comentario